Que Espera Dios de Nosotros

Que Espera Dios de Nosotros
Por Carlos Mañón

Dios busca un pueblo que le adore en espíritu y en verdad,  pero hoy estamos corriendo en la búsqueda de nuestros deseos o detenidos pensando que estamos cumpliendo su voluntad.

 

Dios espera de nosotros:

1. Que le busquemos en oración.
Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano. (Isaías 55:6) 

2. Que caminemos con El.
Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. (Gálatas 5:16) 

3. Que nos enfoquemos en El.
Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. (Colosenses 3:1)

4. Que seamos Luz.
Pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado. (1 Juan 1:7)

5. Que nos parezcamos a El.
El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo. (1 Juan 2:6)

6. Que confiemos en El,
Encomienda a Jehová tu camino, Y confía en él; y él hará. (Salmo 37:5)

De todo lo que Dios espera de nosotros quiero enfocarme ahora en la confianza en Dios con la siguiente ilustración: Como todos saben el perro es el mejor amigo del hombre, pero en muchas ocasiones no son muy obedientes a la orden de su amo, y algunos son tan fuertes que nos llevan hacia donde ellos quieren. Podemos tomar de ejemplo estos animales y nuestra confianza en Dios de la siguiente manera:

  • Aquellos que podemos ser dirigidos. Nos dirige (obediente) como los perros que guían a los ciegos (confianza). Dios quiere que confiemos, que vayamos al paso de El.
  • Aquellos que no podemos detenernos (son muy rápidos). Dios nos quiere parar, pero nosotros queremos ser llevados por la corriente de este tiempo. Dice la palabra Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana trae su afán. Basta a cada día su propio mal. (Mateo 6:34 RV60)
  • Aquellos que no podemos movernos (muy pesados, detenidos). Dios quiere que nos movamos, pero estamos muy cómodos en nuestra posición o ministerio. Su palabra dice: 14 Y él dijo: El Dios de nuestros padres te ha escogido para que conozcas su voluntad, y veas al Justo, y oigas la voz de su boca.15 Porque serás testigo suyo a todos los hombres, de lo que has visto y oído. 16 Ahora, pues, ¿por qué te detienes? Levántate y bautízate, y lava tus pecados, invocando su nombre. (Hechos 22:14-16)

¿Qué nos impide confiar en Dios?

1. Las cosas que nos arrastran
Nuestros deseos, El pecado, el dinero, lo que vemos, el ambiente, las personas, la codicia, nuestras pasiones, nuestros conocimientos.

Veamos lo que nos dice la palabra de Dios:

1 Juan 2 :15-17
No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. 16 Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. 17 Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.

1 Pedro 1:13-16
Por tanto, ceñid los lomos de vuestro entendimiento, sed sobrios, y esperad por completo en la gracia que se os traerá cuando Jesucristo sea manifestado; 14 como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes teníais estando en vuestra ignorancia; 15 sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; 16 porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo.

1 Timoteo 6:9-10
Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición; 10 porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores.

2. Las cosas que nos detienen
El temor, el qué dirán, el no, nuestro pasado, lo que nos han hecho, lo que no vemos, la comodidad, nuestras limitaciones, la Iglesia.

Veamos lo que nos dice la palabra de Dios:

2 Timoteo 1:7
Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.

Josué 1:9
Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.

Entonces volvemos al punto inicial de este tema: Que Dios espera de Nosotros.

Sobre todas las cosas Dios espera de nosotros que confiemos en El sobre todas las cosas y situaciones, porque:

  • El es nuestro refugio
  • El es nuestra Paz
  • El es nuestra fortaleza
  • El es nuestro proveedor
  • El es que nos sostiene
  • El es Amor
  • El es Todopoderoso

El Salmo 125:1 nos dice:
Los que confían en Jehová son como el monte de Sion, Que no se mueve, sino que permanece para siempre.

El Salmo 37:5 nos dice:
Encomienda a Jehová tu camino, Y confía en él; y él hará.

En 1 Corintios 10:13 dice:
No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.

Conclusión
Dios desea que lo que nos arrastra y detiene lo pongamos en sus manos y confiemos en que El nos sostendrá, porque dice su Palabra en Hechos 13:5-6: Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré; de manera que podemos decir confiadamente: El Señor es mi ayudador; no temeré Lo que me pueda hacer el hombre.

Jeremías 32:27 
He aquí que yo soy Jehová, Dios de toda carne; ¿habrá algo que sea difícil para mí?

Esta entrada fue publicada en Enseñanza. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s